“De los medios sociales a la estrategia de datos”

"La Cueva", en el cuartel general de campaña demócrata

“La Cueva”, en el cuartel general de campaña demócrata

“El éxito electoral de Obama 2012 se basó en una sofisticada estrategia de datos que logró no solo hacer un microtargeting preciso y eficaz a los electores. Más importante todavía, permitió que la dirección de la campaña en Chicago contara con información precisa y accionable a lo largo del proceso que le ayudó a tomar decisiones cruciales basadas en la mejor información a su alcance. Del estado de las finanzas de la campaña al número de voluntarios disponibles en un día determinado en un condado remoto de Ohio; de sofisticados modelos que analizaban la complicada aritmética del Colegio Electoral a bases de datos que diseccionaban al electorado en base a cientos de categorías y criterios”.

Hace pocos días, el pasado 11 de diciembre, la Fundación Alternativas ha publicado un interesantísimo memorando, firmado por Diego Beas, que analiza de manera sucinta, pero bastante acertada, lo que ha representado la campaña de Obama de 2012 y la tendencia que marca para las futuras campañas electorales e, incluso, para el ámbito de la gestión pública.

[Obama 2012: de los medios sociales a la estrategia de datos]

A mi mente ha venido el recuerdo de los orígenes de esta aventura llamada DIALOGA, que ya va camino de sus dos años de historia. Muchos no dudaban en mostrarnos su extrañeza por atrevernos a emprender una aventura en el mundo empresarial de la consultoría política, que no estuviera vinculada exclusivamente al ámbito de la comunicación, que ha copado en las últimas décadas el protagonismo y ha llevado la batuta en las estrategias políticas y electorales. Nuestro proyecto era —y sigue siendo— una apuesta decidida por el uso y desarrollo de las tecnologías al servicio de la política y la gestión.

Nuestra visión era sencilla: las campañas políticas y la gestión pública suelen flaquear en la estrategia de datos. Se suele contar con mucha información, pero rara vez se relaciona y se muestra de manera que sirva para la toma de decisiones políticas. Nosotros lo habíamos intentado con anterioridad, puesto que proveníamos de la gestión pública y no habíamos sido capaces de encontrar ningún proveedor que nos permitiera conseguir dicho objetivo; por lo tanto, íbamos a constituir la empresa que nos hubiera gustado contratar y que nunca pudimos encontrar. Había nacido DIALOGA.

Teníamos muy claro que la clave era tecnológica. No hemos sido los únicos, la primera campaña presidencial de Obama había puesto sobre la mesa la importancia de una buena estrategia en red y habían surgido muchas empresas, con mayor o menor nivel de profesionalidad, especializadas en la materia. Sin embargo, nuestro enfoque era diferente y, al menos hace casi dos años, bastante inusual: la clave estaba en la estrategia de datos. No basta sólo con almacenarlos, lo cual genera mucha información, pero de poca utilidad práctica, sino en cruzarlos entre sí y localizarlos geográficamente, lo que genera conocimiento y dota de las herramientas necesarias para la toma de decisiones políticas. Como muy bien expresa el memorando, “convertir, en otras palabras, múltiples datos inconexos en información y tendencias útiles para tomar decisiones”.

Tuvimos la oportunidad de poner en práctica nuestra metodología, por primera vez, en las pasadas Elecciones Generales de 2011 en Sevilla y, desde entonces, hemos ido refinando nuestro know how y nuestro motor de base de datos en sucesivas experiencias, hasta llegar la que quizás es una de nuestros mejores avales en este sentido, las elecciones municipales de Santiago de Chile y la victoria de Carolina Tohá.

[Case Study: Elecciones municipales 2012 en la Comuna de Santiago de Chile]

En todo este tiempo, a sabiendas de que la campaña no es un estado coyuntural, sino  permanente, y de que nuestra metodología podía ser útil también para ayudar en las labores de gobierno, hemos desarrollado QUILT, el primer sistema de gestión política para todo tipo de organizaciones e instituciones. Está diseñado como un cuadro de mando que aporta toda la información necesaria para la toma de decisiones políticas. QUILT no es, por tanto, una herramienta más de administración electrónica —que están enfocadas a la tramitación de expedientes administrativos— es una solución para los responsables políticos y sus equipos de trabajo. Como dice el propio documento, “una reinvención en la forma en la que los gobiernos identifican, valoran, diseñan e implementan las políticas públicas” y, añade, “el entorno ideal para experimentar con datos es el gobierno local”.

[QUILT. El Municipio en la palma de tu mano]

Por todo lo dicho anteriormente, no es de extrañar que nos sintamos reconfortados al leer en el memorando de la Fundación Alternativas afirmaciones de este tipo:

“La demoscopia tradicional pasa de las encuestas, los sondeos y los focus groups a una interpretación más amplia de una variedad muy diversa de datos. Demográficos, de comportamiento electoral, financieros, historiales de crédito, preferencias comerciales, barrios de residencia, etc. Todos cruzados entre sí y analizados de una manera distinta y novedosa. Aunque la existencia de ninguno de estos datos es nueva, la forma de recopilarlos, procesarlos y analizarlos sí lo es.”

Se trata, sin duda, de un magnífico memorando, con el que coincidimos en todo, aunque nos gustaría hacer una puntualización en lo que se refiere a “Europa y España ante el reto de los datos”, un reto que el autor coloca al nivel de una “asignatura pendiente” y que consiste en conseguir los datos (la materia prima) y, fundamentalmente, en desarrollar lo que Beas denomina expertises (el know how).

En este sentido, aunque se trata de una asignatura pendiente, DIALOGA lleva mucho tiempo trabajando en ello, con diversas experiencias de éxito. No digo que hayamos llegado los primeros, lo que sí afirmo es que estamos aquí. La tecnología y los datos al servicio de la política y de la gestión son ya una realidad más allá de la campaña de Obama y están a disposición de cualquier administración u organización política que lo solicite.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>