Archivo mensual: julio 2014

Analizando el debate socialista (07-07-2014)

Ayer asistimos en la sede del Partido Socialista (PSOE) al debate entre los candidatos a la Secretaria General del partido: Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

Respecto al formato: “a medio camino”
La decisión de la celebración de un debate entre los candidatos responde al contexto crucial que vive el Partido Socialista. “Apertura”, “militantes” y “regeneración” son las tres palabras que definen las primarias socialistas de 2014. Así que no es de extrañar que el formato elegido fuera el modelo americano con presencia activa de un moderador y ciudadanos (en este caso militantes).
Clinton y Bush en 1992 protagonizaron un recordado debate en este modelo. El estilo norteamericano aún nos queda lejos en España, pero, es un gran avance para la trayectoria debatiente de este país, conseguir que los ciudadanos hagan preguntas a los candidatos, lejos de ese formato cerrado al que nos tienen acostumbrados.
Sin embargo, pese al agrado del modelo de debate seleccionado, la poca intervención de los militantes (cuatro preguntas) tuvo que ser sustituido por la persistencia de una moderadora que comprometía a los candidatos a responder a las preguntas tal como se formulaban. Culpa, posiblemente, de la limitación de tiempo (1h 30 min prevista) y de la nula adaptación de los candidatos a este tipo de debate.

Respecto a la situación de los debatientes: “las sillas dieron paso a los atriles”
El arco ideológico de los candidatos, intencionadamente o no, se quiso mostrar en la colocación de los debatientes: Tapias a la izquierda, Madina en el centro y Sánchez a la derecha.
A diferencia de los debates americanos, donde los debatientes esperan su turno apoyados en sillas altas, en Ferraz acordaron sustituir éstas por los atriles.
Favoreció a Sánchez y a Tapias, pero no tanto a Madina, a quien quizás le habrá resultado más incómodo mantenerse mucho tiempo de pie.

Respecto de la imagen: “la chaqueta no la dejemos en casa”
La vestimenta, la imagen que ofrecemos, es tan crucial como el contenido de nuestro mensaje. Posiblemente nadie olvide el primer debate televisivo entre Nixon y Kennedy en 1960, en el cual el primero perdió – entre otras razones- por la nefasta imagen que transmitió al público en sus casas.
Pues algo parecido pudimos presenciar ayer. El “tercero en discordia” (o como dice Pérez Tapias “el primero en concordia”) fue el más acertado con su vestimenta. A un debate no se puede asistir sin chaqueta, por más informalidad y juventud que quieras transmitir, porque precisamente un debate no es algo informal. Error por esa parte de Pedro Sánchez, su camisa blanca con un fondo blanco no era la más indicada elección. Peor error fue el de Eduardo Madina: retirarse la chaqueta y remangar su camisa celeste no le resultó de gran ayuda minutos más tarde, bien por el nerviosismo y/o por el calor de la sala, sus transpiraciones fueron en aumento.

Respecto a la oratoria: “aprobado, pero hay que repasar durante el verano”
El arte de hablar con elocuencia es la asignatura pendiente de nuestros políticos, pero ayer, a mi juicio, no asistimos a un desastroso ejemplo de ello.
Pedro Sánchez partía con ventaja, su carisma le hace favorito, pero ese atributo no te salva siempre. Su discurso se percibía en muchas ocasiones como forzado y aprendido, aunque su expresión corporal y entonación fueron adecuadas. Fue el único que se atrevió a salir del atril, acción que se percibe como seguridad y control del espacio.
Vimos a un Madina contundente, incluso en su comunicación no verbal, y a un Tapias que fue “de menos a más”.
El candidato andaluz brillaba por su naturalidad y comodidad en el espacio, y las indirectas con ironía dieron el toque a su discurso. Si Sánchez pudo pecar de mencionar en cada sus intervenciones a múltiples personas, Tapias se caracterizó por citar pensadores, y así fue como Machado y Unamuno fueron traídos a la memoria de los espectadores.

Respecto al contenido: “queremos mejorar el partido, para mejorar España”.
Queda claro, los tres candidatos quieren regenerar su partido porque quieren un PSOE fuerte y unido que abra una nueva época en la historia socialista. Pero, el cómo marca la diferencia.
Aforamiento, monarquía vs república, corrupción, laicidad, primarias abiertas y, sobre todo, Cataluña, fueron los temas estrellas del debate de ayer.
Discrepancias entre Sánchez y Madina en aspectos como el aforamiento, Tapias quiere llevar al partido a la izquierda, y los tres coinciden: “hay que ir hacía un Estado Federal”.

Si quieres ver el debate completo pincha en la imagen

debate-psoe--644x362

Publicado en Análisis | Deja un comentario