Archivo del Autor: David Hijón Morillo

Capriles o cómo empezar a ganar las próximas elecciones

He seguido con gran interés (por razones obvias) la campaña en Venezuela. Ha sido, sin ninguna duda, una campaña apasionante. Por primera vez, la oposición a Chávez ofrecía una alternativa seria, armada y potente para intentar vencer al líder bolivariano.

Henrique Capriles ha demostrado a lo largo de estos meses su talla política, su capacidad para conectar con la gente, su discurso dirigido al corazón de los votantes (y eso que no es un gran orador) y su capacidad titánica para recorrer todos y cada uno de los pueblos de Venezuela. Y sin embargo, no ha sido suficiente.

Es posible que la pulsión de cambio en el pueblo venezolano, como fuerza motora de una campaña de oposición, no estuviera aún madura, o que Chávez siga siendo un líder inalcanzable en las urnas, al menos de momento, o las dos cosas a la vez.

Sin embargo, creo que el discurso de Capriles ayer, reconociendo su derrota en las urnas, sin poner en duda el proceso electoral, supone un paso muy importante hacia la presidencia.

Capriles y su equipo saben que solo con un mensaje integrador, humilde y cercano, basado en la necesidad de construir un país donde quepan todos, alejado de la confrontación que algunos incondicionales extremos le piden, podrá permitirle seguir arañando votos al oficialismo, (siempre y cuando la unidad de la oposición se mantenga).

Creo que Capriles sabe, y así lo demostró ayer, que debe seguir perseverando en el discurso de construir sobre lo construido, con el fin de alejar el rechazo que en las clases más humildes de la sociedad venezolana todavía representa la partidocracia anterior a Chávez, con la que éste ha intentado vincularlo durante toda la campaña.

P.D. Ha sido curioso leer los sesudos análisis de consultores, periodistas e incluso Premios Nobel intentando demostrar lo inexorable de la victoria de Capriles, confundiendo sus deseos con la tozuda realidad venezolana.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

¿Los spots negativos son más eficaces que los positivos? Reflexión

Este es el titular de un artículo que me ha parecido interesante de la página mexicana roastbrief.com.mx, por dos motivos fundamentalmente; uno, el relativo a la pregunta que se cuestiona el artículo sobre la efectividad de los spots y otro, debido a que recoge dos spots de la campaña de Romney para el público latino.

http://www.roastbrief.com.mx/2012/09/los-spots-negativos-son-mas-eficaces-que-los-positivos-elecciones-eu-2012/

El artículo que compara los dos spots, uno positivo y el otro de contraste, afirma rotundamente que “en los espectadores, el segundo spot (el negativo) tiene más fuerza pues, genera un sentimiento negativo hacia el contrincante”.

Mi opinión sin embargo, es que la efectividad de un spot positivo o negativo depende también de otros muchos factores, como por ejemplo la situación política o la credibilidad del candidato.

Cuando planteas la realización de un spot, lo primero que hay que saber es que preocupa realmente al electorado, cuál es el ambiente político en el que se desarrolla la campaña y qué piensa el votante de tu candidato y de los rivales. En base a ese análisis, hay que diseñar una estrategia electoral, y el spot no es más que una de las acciones (cualificada por supuesto) de esa estrategia. Si la situación es como la actual, de recesión galopante, y los estudios de opinión afirman que el desempleo es la principal preocupación del ciudadano o la credibilidad del Presidente está en sus horas más bajas, lo más probable es que un spot de caracter negativo tenga más efectos que uno positivo.

Por contra, tenemos ejemplos evidentes (Elecciones Generales España 2008) donde la campaña negativa del Partido Popular fracasó porque con razón o sin ella, la percepción de crisis aún no estaba instalada en la mente del votante. En cambio, la campaña del PSOE “vota con todas tus fuerzas” buscando la participación y con una visión claramente positiva del país y la democracia, tuvo un éxito demoledor que llevó a J.L. Rodríguez Zapatero a ser el presidente con el mayor número de sufragios de la historia de la democracia española.

Dejo aquí los spots por si alguno no los recuerda y que saque sus propias conclusiones.

http://youtu.be/UZHSlRcK7x4

http://youtu.be/ViVsZwMURpc

 

Publicado en Opinión | Deja un comentario

¿Es posible desintoxicar la marca política?


La pasada semana estuve en el II Encuentro Internacional de Comunicación Política, organizado por ACOP (Asociación de Comunicación Política), entidad de la cual somos miembros.

Asistir a estas jornadas te permite estar al día de las nuevas tendencias en comunicación y marketing político. La mayoría de las ponencias me resultaron de interés, pero si tuviera que elegir, me quedo con la de Margaret Scammell, coeditora de SAGE Handbook of Political Communication y autora del libro Consumer Democracy.

Su ponencia, Marcas políticas: dando sentido a la imagen política, se centró en la importancia del branding en la política. Afirmaba, con lo que estoy completamente de acuerdo, que la marca es función más significado, es decir, que la marca de una organización, ya sea empresarial o política, ha de cumplir una función de reconocimiento pero al mismo tiempo tiene que transmitir una serie de valores, de atributos de la organización, con el fin de generar una conexión emocional entre el cliente-votante y la empresa-partido.

Diferenciaba así entre Brand Identity y Brand Image. La primera se refiere a la imagen que el “vendedor” quiere crear y la segunda, a la percepción que la marca tiene en el cliente. Lo importante, la clave, es que ambas coincidan.

Es evidente, por ejemplo, que la marca PASOK intenta representar los valores propios de la socialdemocracia en Grecia. Otra cosa es que actualmente, y debido a su proceder en los últimos años, sea percibido así por la ciudadanía, motivo por el cual ha caído abruptamente en sus resultados electorales, pasando a ser la tercera fuerza política del país, cuando hace escasamente dos años, ganó las elecciones con mayoría absoluta. Esa identificación entre lo que quieres transmitir con tu marca y cómo te percibe el “cliente” representa el éxito de un producto, ya sea comercial o político.

Es evidente que el PASOK va a necesitar “desintoxicar” su marca en los próximos años, como por ejemplo hicieron los tories en Inglaterra con la llegada de Cameron y su asalto al poder. Para ello, es necesario identificar qué imagen quieres proyectar y cómo esta transformación va a ser percibida. Se corre el riesgo, y de ahí la pregunta que encabeza este artículo, que se pierda la credibilidad, al hacer un cambio excesivamente rompedor, y la credibilidad es sin ningún género de dudas el principal valor en política.

Desde mi punto de vista, para que esta mutación tenga éxito, es necesario que toda la realidad que rodea a la organización vaya por el mismo sendero. Probablemente, es materialmente imposible que para que el cambio que necesita el PASOK tenga éxito, baste con cambiar el logotipo. Es necesario modificar los mensajes, sustituir a los líderes por otros no contaminados y por supuesto, cambiar el logo. Si todo queda en un mero cambio de look no será creible y por tanto, fracasará.

El éxito de los tories se basó en eso. Otra cosa bien distinta es que su proceder en el gobierno case con los mensajes que mandaron en la precampaña y la campaña y esto evidentemente afectará a la marca, como así está sucediendo.

¿Encontráis algún ejemplo parecido en España?

 

Publicado en Opinión | 3 comentarios

Un discurso que puede cambiar Francia

Egalité, el spot de campaña de Hollande refleja de manera apasionada y vibrante, el relato del cambio por el que apuesta la socialdemocracia francesa. Apoyado en pasajes del discurso que el candidato socialista ofreció en Le Bourget el pasado mes de enero, el spot logra, en sus escasos minuto y medio, poner los pelos de punta gracias a una extraordinaria combinación de discurso, imágenes y música de fondo.

Hollande es el siguiente eslabón de la cadena del cambio hacia la igualdad (el eje de la campaña) que representa Francia desde la Revolución Francesa hasta nuestros días.

Un discurso que puede cambiar la historia de Francia, y con ello, quizás, la de Europa.

 

Publicado en Opinión | Deja un comentario

El final de Arenas

La amarga victoria del PP andaluz en las elecciones autonómicas celebradas ayer supondrán con casi total certeza, el final de la trayectoria política de Javier Arenas, al menos como referente del centro derecha en Andalucía. La paradoja es que su primera victoria en las urnas marcan la necesidad de un cambio de 180 grados en la cúpula del partido en la Calle San Fernando.

Me decía un buen amigo militante del Partido Popular que “habían jugado como nunca, y habían perdido como siempre”, y esta es precisamente la conclusión a la que hay que llegar despues de la derrota de ayer. En política gana quien gobierna, y el PSOE gobernará cuatro años más.

Varias razones pueden justificar esta amarga victoria pero creo que habría que centrarse en tres fundamentalmente: la imagen grabada a fuego de Javier Arenas entre el electorado andaluz, la campaña electoral y el afán reformista del Consejo de Ministros desde que Rajoy alcanzó el poder.

En política, las percepciones son fundamentales, y el electorado andaluz, sobre todo en las zonas rurales, tiene interiorizado que el candidato popular representa todo aquello que el andaluz rechaza, a pesar de los esfuerzos continuados de Arenas por cambiarlo . La baja valoración que Javier Arenas tiene en todas las encuestas demuestra esta aseveración, y digo esto a pesar de que tengo al Sr. Arenas como un político de centro derecha, pero moderado y dialogante; pero en política lo importante no es lo que eres, sino lo que el electorado cree que eres.

En segundo lugar, ha influido de manera notable la campaña de perfil excesivamente bajo del Partido Popular. La obsesión de sus dirigentes de campaña por no despertar al electorado de izquierdas ha jugado a favor del PSOE e IU, que practicamente han impuesto sin recibir respuesta, los temas de campaña (reforma laboral y recortes). La no presencia de Arenas y de sus dirigentes en los debates de Canal Sur probablemente abonaban la sensación del electorado de que unos decían la verdad cuando hablaban de los recortes, y otros no se atrevían ni siquiera a defenderse.

Por contra, el PSOE ha sabido explotar a traves de una agresiva campaña de contraste las debilidades del discurso popular, jugando a una estrategia del “miedo”, que debido a los constantes cambios impulsados por el Gobierno de la Nación, estaba más que justificada.

El Gobierno Rajoy inició cuando alcanzó el poder una espiral desmesurada de reformas, unas obligadas por las circunstancias y por las imposiciones de la UE y otras para contentar a su electorado, como la reforma de la ley del Aborto. En esta absurda carrera “contrareformista” se han cometido errores no forzados, que han podido asustar a cierto electorado, y pongo como ejemplos el anuncio de eliminación de más de 200 empresas y agencias públicas de la administración general del Estado o el apoyo del Partido Popular al copago sanitario en Cataluña.

Aunque en los cenáculos del PP se dice que Arenas es de corcho y flota en cualquier circunstancia como ha demostrado a lo largo de su trayectoria, parece que esta puede ser la definitiva.

“Resquiescat in Pacem’. Como dijo el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer “¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!”.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

DECÁLOGO DE RECOMENDACIONES PARA LOS ESTRATEGAS DEL PSOE-A

(POR SI PODEMOS AYUDAR)

1.-ES EL DESEMPLEO, ESTÚPIDO”. La gente está desesperada. Quien no está en paro cree que su puesto de trabajo corre peligro. Por tanto, habla de sus problemas*  y de cómo los vas a solucionar. Evita aquello que, aun siendo importante (como la biomedicina, la aeronáutica o el medio ambiente), no está entre las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos. En este sentido, procura que tus palabras transmitan esperanza en el futuro, en lo que tenemos que lograr.

* Según la encuesta del Capdea (Universidad de Granada), el desempleo es el principal problema de los andaluces en una horquilla entre el 87 % y el 94 %, según las provincias. El siguiente problema es la marcha de la economía (40 %) y el tercero la corrupción (20 %).

2.- Recuerda que las elecciones son de los ciudadanos, de sus problemas y sus preocupaciones, de sus temores y sus esperanzas. Las elecciones no son la excusa para arreglar cuentas pendientes ni con los rivales ni con los compañeros propios. Evita que tu candidato dé la imagen de un político al uso, preocupado, sobre todo, por lo suyo. Es esta imagen la que ha convertido, según la misma encuesta, a la política y a los políticos en el cuarto problema de los andaluces.

3.- Confronta con claridad. Explota las debilidades del adversario hasta la saciedad. Dos ejemplos: La reforma laboral pone en riesgo la seguridad y el futuro de cientos de miles de trabajadores en Andalucía (movilidad geográfica, bajada de salarios, despido gratuito etc). Segundo, el cambio en los temarios de las oposiciones ha echado por tierra los últimos meses de estudio de miles de ellos.

4.- La mayoría de las personas votamos dejándonos guiar por emociones. Las elecciones, nos guste o no, se ganan mandando mensajes claros al corazón de la gente, no a su cerebro. Al final, lo que a un persona le decide votar por uno u otro partido es la percepción que tiene de su candidato, lo que éste le despierta y provoca en su interior. Nunca olvides que en la mente de los votantes las elecciones tratan precisamente de eso: de percepciones.

5.- “Reconocer errores es un gran acierto”. Pedir perdón significa activar cauces emotivos y empáticos con el elector. El político, simbólicamente, baja del pedestal para agachar un poco la cabeza y sale a relucir su humanidad. Aunque pueda entenderse como una debilidad, pedir perdón, en las sociedades abiertas y democráticas, es una manera de reconocer la importancia del ciudadano ya que supone un reconocimiento hacia ella respetándola por considerarla dañada por tu error.

6.- No des imagen de derrota. A la gente no le gusta perder. Cuando la campaña de Rubalcaba dio la sensación de no poder ser alternativa a la mayoría absoluta del PP, y se asumió que un buen resultado era mantener los escaños de Almunia en el 2000, los votantes de centro izquierda huyeron hacia otras fuerzas políticas “refugio”.

7.- Busca alianzas con credibilidad. La gente cada vez cree menos en los políticos, hay desapego hacia ellos, pero sí creen en figuras relevantes socialmente hablando. Figuras de éxito, de prestigio, que generen ilusión en la ciudadanía. Alíate con ellos, acercalos a tu lado, busca su complicidad y colaboración.

8.- No parezcas un profesor universitario y cuando hables, habla para que te entiendan. Reduce el tono intelectual de tus palabras y, desde luego, jamás aseveres: a la gente no le gustan los “listillos”.

9.- Empatiza con el votante. Busca historias personales con las que pueda identificarse el ciudadano medio. Está al pie de los acontecimientos. Recuerda a Schroeder en las inundaciones de Baviera y repasa la mayoría de los discursos de Obama en la campaña de 2008 para ver de qué manera tan sutil como brillante personalizaba en su propia familia o en las historias de personas anónimas los problemas y los anhelos de toda una nación.

10.- Analiza a tu electorado en profundidad, desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo. Las encuestas no están para saber si el partido va 2-0 o 3-1 en el minuto 45; las tripas de los estudios socio demográficos y electorales te pueden dar claves fundamentales para enfocar tu campaña. No olvides utilizar otros instrumentos como los grupos de discusión, el histórico de resultados o el geomarketing.

Espero, que con estas pocas letras unidas con cierta coherencia, hayamos podido ayudar a aquellos que tienen que afrontar estos 40 días tan importantes para el futuro de Andalucía.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Caída de participación en las elecciones autonómicas. ¿A quién perjudica?

La encuesta presentada hoy por el  Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía  (Cadpea)  confirma una predicción con la que venimos trabajando en Dialoga Consultores de cara a las próximas elecciones autonómicas andaluzas, y no es otra que la participación será menor en más de 8 puntos respecto a las elecciones generales de Noviembre. Es evidente que la”tensión” electoral puede reducir esa diferencia debido a que estamos ante unos comicios muy reñidos. Sin embargo, creemos que al menos 4 puntos de participación habrá entre unas y otras por dos motivos fundamentales:

- Primero, por el comportamiento electoral histórico tanto en Andalucía como en otras Comunidades Autónomas, donde la participación es menor en Autonómicas que en Generales.

- Segundo, porque probablemente se hará notar cierto hartazgo del electorado al haberse enfrentado a tres elecciones en menos de un año.

¿A quién perjudica esta menor participación?

 Podría parecer que al PSOE esta caída de la participación puede perjudicar aún más sus expectativas electorales,  inmerso como está, en un Congreso que más que beneficios parece que solo trae quebraderos de cabeza al Presidente de la Junta, Jose Antonio Griñán.

Sin embargo, y sin haber visto las “entrañas” de la encuesta, esta menor participación podría esconder una relajación del votante que se ha sumado a la “causa popular” más para echar a Zapatero que por propia convicción, y que una vez logrado el “objetivo”, se pare ahí.

Ese, y no otro (al menos de momento),  es el gran riesgo que corre Javier Arenas: la relajación y el posible estado de confianza de ese electorado de centro desencantado con la gestión de la crisis del PSOE pero que tampoco se ilusiona en exceso con la alternativa popular.

Ante esta situación, la llamada al “cambio” se hará absolutamente repetititva en boca de los dirigentes populares en las próximas semanas, como reclamo para ese electorado (funcionarios, profesionales liberales, pequeños empresarios, jóvenes etc) que puede quedarse en casa o dispersar su voto entre opciones minoritarias (UPYD por ejemplo) o incluso volver a la propuesta socialista.

El PSOE por tanto, puede tener una oportunidad, si no se escora demasiado a la izquierda buscando movilizar a su electorado más de izquierdas (muy desencantado y desmovilizado por la crisis), y consigue “redescubrir” un discurso moderno, más cercano a las clases medias urbanas. Hacer un discurso de izquierdas y basado en la estrategia del miedo a la derecha no funcionará, como no le funcionó a Rubalcaba. La percepción de las medidas anticrisis del PP no  ha calado aún y no calará demasiado ya que Rajoy guarda sus medidas más impopulares para despues del 25 de Marzo.

De todos modos, el PSOE sigue desangrandose entre EREs y Congresos.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

UPYD, el refugio desconocido

Un análisis critico del artículo”Suelos y Techos despues del 20 N” de Jose Ignacio Wert publicado en El Pais el día 23 de Diciembre

El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, reputado sociólogo, afirmaba en un artículo en El País el pasado día 23 que “la porosidad electoral entre la izquierda y la derecha ha aumentado significativamente en esta elección”, refiriéndose, como es lógico, a las elecciones generales del 20 de Noviembre.

El análisis del actual ministro me parece correcto pero coyuntural y basado en una premisa que considero errónea. Me explico. Coyuntural, porque como él mismo afirma en el artículo, la situación de crisis y, sobre todo, la percepción de los ciudadanos respecto a la pésima gestión de la crisis llevada a cabo por el Gobierno socialista, convertía en excepcional esta contienda electoral.

La premisa errónea, que es la que me ocupa, es considerar que el trasvase de voto producida entre el PSOE y UPYD, que Wert sitúa en 500.000 electores, se ha producido conscientemente hacia una opción de centro derecha.

En una muestra de Metroscopia de abril de 2011, los españoles se situaban ideológicamente en una escala de 0 a 10 en un 4,8, donde el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha. Es decir, en una posición centrada escorada a la izquierda levemente.
En este mismo estudio, los españoles situaban al PSOE en un 4,5; al PP en un 6,8 y a UPYD en un 5, mientras que los votantes del PSOE se auto situaban en un 4,2, los del PP en un 6 y los de UPYD en un 5.

Es decir, los votantes sitúan a UPYD en el mismísimo vértice del triangulo entre izquierda y derecha. Como bien dice Wert, “este fenómeno se comprueba de forma muy gráfica en Madrid, donde UPyD ha pasado de tener sus mejores resultados en distritos y municipios de fuerte hegemonía del PP a conseguirlos justamente en aquellos donde el PSOE es relativamente más fuerte”. Este mismo fenómeno es comprobable en otras grandes ciudades y núcleos urbanos como, por ejemplo, Sevilla.

Si en las elecciones europeas de 2009, UPYD ‘pescó’ fundamentalmente en distritos sevillanos tradicionalmente de centro derecha, como Nervión, en las elecciones generales de 2011 su voto en la ciudad ha sido mucho más homogéneo, siendo precisamente Los Remedios donde menor porcentaje de voto ha conseguido, con unos escasos 4,84%, mientras que en distritos como Norte (7,23%), Este (7,75 %) o Cerro (6,07 %) ha aumentado significativamente su presencia.

Pero que este posicionamiento ideológico y electoral se deba a que realmente los votantes identifican a UPYD como un partido a la derecha relativa del PSOE es la premisa que creo está en cuestión.

Desde mi punto de vista, UPYD hábilmente se ha posicionado como un partido outsider, opuesto al bipartidismo, diferente, un partido de cambio, que defiende tanto postulados propios del PSOE (socialdemocracia) como principios ideológicos del PP (centralismo, nacionalismo español) que le permite alcanzar a una amplia franja del electorado que reclama cambios estructurales y no meramente de siglas, un electorado extraordinariamente heterogéneo que se ubica fundamentalmente entre las capas urbanas jóvenes de clase media o que se autodefinen como clase media. De ahí que su electorado se distribuya territorialmente (siempre en núcleos urbanos), pero que probablemente no se distribuya tanto sociodemográficamente.

Estamos ante un partido ‘catch all’ stricto sensu, es decir, un partido no posicionado ideológicamente de manera clara, que no ha sido contrastado en su ejecutoria al no haber alcanzado ninguna cota de gobierno y que en tiempos de crisis aprovecha adecuadamente su oportunidad entre un electorado cansado del bipartidismo, sobre todo entre los jóvenes y las capas medias urbanas. Su líder, que además viene del PSOE, mantiene un discurso que aunque en algunas ocasiones podría situarse en la derecha, lo dulcifique con su propia imagen, así como la de otros rostros conocidos del partido. El reto de UPYD está en su consolidación, aunque todos los pasos que van dando van en esa dirección.

Sin embargo, un partido de estas características suele ser ‘refugio’ para votantes de uno y otro lado del espectro político en situaciones como la actual (aunque en la izquierda eso sucede de manera más acentuada que en la derecha, que mantiene un electorado más fiel), por lo que considero que la reflexión de Wert sobre la porosidad del votante de izquierda a la derecha es algo aventurada, ya que, como he intentado argumentar, UPYD no es un partido de centro como los clásicos partidos liberales europeos o la antigua UCD, sino más bien un partido no reconocido por el electorado ideológicamente, y por tanto, termina siendo un partido ‘refugio’.

Este partido ‘refugio’ es hoy día una verdadera amenaza para el PSOE de cara a las elecciones autonómicas, como probablemente en el futuro pueda serlo para el PP, aunque en menor medida por aquello de la fidelidad contrastada del votante de centro derecha.

Es difícil combatir un partido de estas características, y más en la situación actual, pero el PSOE no puede permitirse estratégicamente ignorar su existencia y lo que representa, dado el auge que está tomando en tradicionales caladeros territoriales y sociales del PSOE. Para ello, es necesario identificar socio demográficamente de manera clara al votante de UPYD, conocer cuáles son sus intereses y preocupaciones (no solo intuirlas) y, por último, elaborar un discurso y un proyecto que los vuelva a atraer. Mi duda es si queda tiempo para las próximas elecciones autonómicas. Aún así, el PSOE ha de empezar a recorrer este camino porque el mundo no termina en 2012, digan lo que digan los Mayas.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Algunos de los mejores spots de la campaña

Creo que es un gran spot. Toca la fibra sensible de mucha gente que desgraciadamente se encuentra en esta situación. El cambio, lema de campaña, se vincula a la solución al problema personal de cada desempleado.

Los ciudadanos son los que le preguntan directamente al candidato popular de maneras distintas. Quizás un poco forzado, aunque con cierta dosis de originalidad. El PSOE los ha hecho mejores.

Original spot de UPD. Bastante conseguido y novedoso. Los partidos pequeños tienen que abonarse a la heterodoxia, incluso hasta el extremo. Cantan como Cantó, se desnudan como el candidato de Ciutadans etc.

Para mí el mejor de la campaña.Cuanto más lo vemo, más me gusta. Con gran agilidad, desgrana a los buenos y a los malos (según IU), con las imágenes que reflejan todo aquello que los ciudadanos identifican con los causantes de la crisis y con un discurso final de Llamazares escueto pero directo. El hilo argumental del trailer de la pelicula “No habrá paz para los malvados” del director Enrique Urbizu simplemente magnífico.

Publicado en Opinión | Deja un comentario

El origen de los “mítines en ruta” de Rubalcaba

A finales del siglo XIX, el ferrocarril se había convertido ya en el principal medio de transporte en Estados Unidos. Es por ello que los candidatos presidenciales empiezan a utilizarlo intensamente en sus campañas para aprovechar mejor el tiempo, visitar más ciudades y poder ofrecer más mítines en menor espacio de tiempo. Hay que entender que la considerada como primera emisora de radio no surge  hasta 1920 en Detroit y la televisión nació bastante despues.

El método seguido era simple. El tren de campaña hacía breves paradas en pequeñas ciudades en el camino, convocándose en el mismo andén de la estación un pequeño mítin. Se conseguía de este modo maximizar el tiempo del trayecto,  lográndose que los mensajes de campaña llegaran a más gente. Es lo que se conoce desde aquel entonces como Whistle Stop Train Tour. Muy conocidas son las giras de presidentes como Franklin D. Roosevelt o Eisenhower en el famoso tren Ferdinand Magellan, que se utilizó como tren presidencial entre 1928 y 1954. Ronald Reagan volvió a utilizarlo en 1984 en Ohio haciendo cinco Whistle Stop speeches en 124 millas.

Algo parecido va a intentar el equipo de Rubalcaba durante esta última semana de campaña. Ya no utilizará el tren sino el autobus (en España las distancias no son tan largas y las infraestructuras viarias son buenas), y los “pequeños mítines en ruta” (de escasamente 20 minutos y sin apenas infraestructura), como los han dado en llamar, pretenden conseguir el efecto movilizador que tanto necesita.

 

 

 

Publicado en Opinión | Deja un comentario